El tornillo del placer

La relación de pareja es un espacio importante para el desarrollo sexual. Cuando la relación es positiva, ofrece un espacio de seguridad e intimidad que permite desarrollar erotismo, favorece la autoestima y el placer es inevitable. Algunas parejas dicen que tras la convivencia, las relaciones sexuales son menos gratificantes y a veces se vuelven aburridas.

Por ejemplo, la convivencia suele complicar la conducta sexual en algunos aspectos y simplificarla en otros, porque exige la integración del sexo en otros ámbitos de la vida. En la vida de pareja hay un cambio, el objeto de deseo es más accesible que durante el noviazgo, el misterio y la intriga desaparecen y esto puede hacer que algunos consideren que se ha perdido el interés, pero no siempre tiene que ser así.

Si sentís que el sexo con tu pareja ya no es tan interesante como antes, podés empezar a salir de la rutina y practicar nuevas posiciones sexuales, como la del tornillo, con ella sorprenderás a tu pareja en la cama y verás cómo gozará de placer.

La posición del tornillo es sencilla, la mujer debe ponerse boca arriba sobre el borde de la cama mientras estira las piernas para formar una L con el cuerpo. Luego, él debe ponerse de rodillas y penetrarla mientras acaricia sus senos. En esta posición, se estimula el clítoris con la fricción de los labios vaginales y la penetración.

Otras Noticias