¡Sexo a todo rubor!

Estimados lectores, la otra vez salí con unas amigas y me preguntaban si es natural que nos ruboricemos cuando tenemos intimidad con nuestra pareja. Algunas piensan que puede tratarse de una alergia, quizás por consumir algún alimento, al polvo, humedad del ambiente, etc… desde que una persona inicia su actividad sexual experimenta una serie de cambios en el cuerpo.

Algunas de mis amigas recordaron la primera, en la minoría quedó un mal sabor, pero otras dijeron que fue lo máximo. Además confesaron sentirse vulnerables por el rosa en sus mejillas, el pecho y el área genital, pero la mayoría coincide en que a los machos les encanta ese color del sexo.

En cambio, otras de mis amigas comentaban sin tapujos que también los hombres se ruborizan, el rosado invade las orejas, labios, su órgano viril y que eso las excitaba. “Eso nos encanta”, afirmaron. Sin embargo, las personas se ruborizan por una sencilla razón: aumenta el flujo sanguíneo y la temperatura en la piel. Al final, el color del sexo forma parte de nuestra intimidad y se debe disfrutar al máximo con nuestra pareja.

No hay que cerrarse a experimentar cosas nuevas, no hay que poner barreras ni obstáculo a la imaginación, hay que darle rienda suelta al cuerpo porque el tiempo no apremia ¡A disfrutar!

Otras Noticias