Aprendamos a comer

Los alimentos dulces están entre los favoritos no solo de los niños, sino también de los adultos, porque obviamente son agradables al paladar, además de que nos inyectan energía.

Entre los salados obviamente tenemos distinciones y no nos gustan los mismos a todos.

Sin embargo, es importante que desde niños aprendamos a comer de los diferentes grupos alimenticios que más adelante mostraremos, para que nuestra nutrición sea balanceada, lo cual se traduce en una buena salud, porque si abusamos de algún tipo de comida podemos provocar un desequilibrio que nos lleve a ver alguna parte del cuerpo afectada.

Existen diferentes grupos de alimentos y debemos aprender a comer de ellos.

Con información del sitio www.esmaestras.org te presentamos esa división:

-Frutas y verduras: contienen agua, fibra y vitaminas y minerales (micronutrimentos) que son esenciales para el funcionamiento de nuestro cuerpo.

Por ejemplo, la vitamina K es necesaria para la coagulación.

Esta vitamina la podemos encontrar en verduras de hoja verde oscura y aceite de oliva, entre otros.

-Cereales y tubérculos: son abundantes en nuestra dieta y nos aportan energía.

También aportan micronutrimentos, aunque en menor cantidad que las frutas y verduras.

Ejemplos de cereales son maíz (como tortilla de maíz, elote, tamales), arroz, avena, cebada, amaranto y trigo.

Algunos tubérculos son la papa, la yuca y el quequisque.

El tercer grupo nos aporta proteínas, hierro, grasas y vitaminas.

Las proteínas son necesarias para formar nuestros músculos y tejidos.

Entre las leguminosas podemos encontrar el frijol, lenteja, habas, garbanzo, soya y chícharo.

-Alimentos de origen animal: tienen proteínas.

Entre ellos están el huevo, pescado, pollo, pavo, carne de res, cerdo, vísceras, leche, queso, yogurt, etc.

Las oleaginosas como el cacahuate, pepita, ajonjolí, girasol, nuez, avellana, almendra y piñón también tienen proteínas aunque en menor cantidad.

Cuando no podemos incluir alimentos de origen animal en nuestra dieta es fácil obtener proteína de buena calidad cuando combinamos un cereal como el maíz o el arroz, con una leguminosa como el frijol o lentejas.

Una buena salud depende del tipo de hábitos alimenticios que se tenga.

Por ello, se recomienda aprender a elegir la comida que favorezca una buena nutrición.

Para crear un buen hábito solo requieres de 21 días de práctica.

El sitio Salud180.com te sugiere algunos tips para lograrlo.

1. Evitá catalogar los alimentos como “buenos” o “malos”.

Lo mejor es conocer las propiedades de cada uno y de esta forma discernir cuáles son los mejores para tu salud.

2. La comida nutre el cuerpo y el espíritu.

Tratá de comer frecuentemente en familia para compartir las experiencias del día.

De esta forma mejora la comunicación y unión familiar.

3. No limités los alimentos. Tener una dieta balanceada consiste en comer de todos los grupos nutricionales que hay para obtener los requerimientos diarios de vitaminas, minerales, etc.

Sólo debés poner atención en las porciones para no excederte.

4. Realizá un súper inteligente y llevá a casa alimentos saludables.

De esta forma evitás caer en tentaciones al abrir tu refrigerador.

Cambiá las galletas, helados, etc., por frutas, cereales integrales, frutos secos y yogur.

5. Nunca olvidés que el desayuno es primordial.

Es la base para que tengás la suficiente energía para realizar tus actividades diarias.

Si deseas tener un estilo de vida más saludable, sólo tenés que hacer pequeñas modificaciones en tu dieta.

Lo importante es que estés decidido a mejorar tu calidad de vida.

Otras Noticias