Trucos para enseñar a multiplicar

Las tablas de multiplicación se convierten en un verdadero dolor de cabeza para la mayoría de niños, y algunos padres no sabemos cómo lidiar con ellas por lo que en vez de facilitar su aprendizaje, queremos imponérselas a nuestros hijos y las convertimos en un fastidio del que no quieren saber absolutamente nada.

Ni con regaños ni castigos vamos a conseguir que las aprendan más fácilmente, así que prestá atención a los siguientes consejos brindados por expertos del sitio www.etapainfantil.com.

1. Esperá el momento justo

Uno de los errores más frecuentes que cometen los padres en la educación de sus hijos consiste en enseñarles contenidos para los cuales aún no están preparados. Por eso, el primer paso para que le enseñés las tablas de multiplicar, y probablemente uno de los más importantes para no sentar un precedente negativo, consiste en determinar el momento apropiado. El niño estará preparado cuando tenga la madurez suficiente como para asumir contenidos nuevos y haya adquirido conocimientos esenciales como la suma y la resta. Otro factor que a menudo olvidamos pero que resulta esencial es la motivación, es fundamental que el niño esté motivado por aprender a multiplicar.

2. Explicale en qué consiste la multiplicación

A la mayoría de los niños les gusta entender el por qué de las cosas, les apasiona descubrir para qué sirven, de esta forma se motivan. Por eso es esencial que, más que darle las tablas para que las aprenda de memoria, le expliqués que la multiplicación no es más que la suma sucesiva de un mismo número y que es muy útil para sacar cuentas rápidas. Solo cuando el niño comprende la utilidad de la multiplicación puede encontrarle sentido a aprender las tablas.

3. Enseñale las multiplicaciones básicas

A menudo los padres, e incluso algunos maestros, piensan que aprender a multiplicar equivale a memorizar, pero se trata de un grave error. En realidad las tablas son lo último que debe aprender. Primero debe empezar por multiplicaciones básicas y muy sencillas, como por ejemplo, 2X2, 2X3 o 3X3. Se trata de que desarrolle la habilidad de multiplicar y comprenda el proceso que está en la base. Para trabajar el concepto de la multiplicación debés indicarle que se trata de la suma sucesiva del mismo número, de manera que 2X3 significa 2 veces 3; es decir: 3+3. Y así sucesivamente.

4. Motivalo a practicar

La multiplicación no solo es lógica, también demanda una buena dosis de práctica, así el niño reforzará los conocimientos adquiridos y a la vez, aumentará la confianza en sus capacidades. Cualquier sitio es bueno para practicar, sobre todo fuera de casa, para que comprenda la importancia de esta nueva habilidad. Por ejemplo, cuando vayás de compras podés preguntarle: Cuánto debo pagar por 2 unidades de x producto y le indicás el precio de cada uno.

5. Pasá a la tabla de multiplicación

Una vez que el niño haya comprendido cómo funcionan las multiplicaciones básicas, ha llegado el momento de que le enseñes las tablas. Puedes utilizar las tablas tradicionales o una personalizada. En un primer momento lo más importante es que el niño manipule y visualice la tabla para que pueda comprenderla. Luego puede pasar a aprenderlas, aunque tendrá que hacer acopio de la memoria, hay diferentes trucos que le permitirán avanzar más rápido en el aprendizaje, como por ejemplo:

Tabla del 0. Todos los números multiplicados por 0 dan como resultado 0.

Tabla del 1. Todos los números multiplicados por 1 dan como resultado el mismo número.

Tabla del 2. Cualquier número multiplicado por 2 es el doble del número.

Tabla del 5.

Los números multiplicados por 5 terminan en 0 o 5, yendo en series que suman 5 cada vez.

Tabla del 10.

Solo es necesario añadir un 0 al número multiplicado.

Otras Noticias