Q'hubo imagen promocional

Fiesta nacional por pase de Panamá

Panamá amaneció ayer en calma, luego del tsunami de fanáticos que se volcó a las principales calles del país a celebrar su histórica primera clasificación a un Mundial de selecciones absolutas y hasta pedir un monumento al héroe deportivo y capitán del equipo nacional, Román Torres.

Antes de terminar el partido, la noche del martes se puso frenética al ganarle 2-1 a Costa Rica, lo que le dio al panameño, fiestero por naturaleza, una excusa Mundial para celebrar a tope, que llegó al paroxismo cuando los seleccionados aparecieron sobre un enorme camión del Cuerpo de Bomberos de Panamá.

Un gol al minuto 88 de Román Torres provocó que los panameños sacaran sus hieleras, lloraran, llamaran a sus amigos, besaran el escudo de sus camisetas, vaciaran los pasillos de licores de los supermercados más grandes del país y salieran a celebrar ese momento histórico en la mítica Calle 50 de la ciudad de Panamá.

Esa arteria de la capital panameña, misma que fue el escenario de cruentas protestas contra la dictadura militar, la noche del martes y madrugada del miércoles, fue una pasarela roja llena de alegría, guaro y campana.

Mismo escenario

Precisamente en 2005, la Calle 50 fue el escenario de la parada de celebración de la selección, cuando lograron el segundo puesto en la Copa de Oro de la Concacaf, esa vez dirigidos por el colombiano José Cheché Hernández.

Con el grito de “Vamos pa’ Rusia” y con la canción Patria, del cantautor Rubén Blades, de fondo, los panameños mostraban a los cuatro vientos que se acabó el maleficio, y que su selección por fin estará en una cita de la orbe mundial de futbol tras 65 años de espera.

A eso de la 1:00 del miércoles hora local, los jugadores de la selección salieron de su hotel de concentración a celebrar a la calle con su gente en un recorrido de más de 20 kilómetros.

Un enorme camión del Cuerpo de Bomberos panameño llevaba a los héroes deportivos, quienes gritaban a su paso “Sí se pudo… Vamos Pa’ Rusia” y la hinchada le respondía con aplausos.

Los diarios panameños se vistieron de patria, rompieron maquetas y mostraban a lo largo de sus páginas la foto de Román Torres, ese defensor de moños rasta, que se puso la capa para anotar el 2-1 frente a Costa Rica, y mandar a Panamá directo a Rusia 2018.

El formador de Torres, Felipe Fuentes, recuerda que cuando el jugador llegó a sus manos no era central era “lateral” y siempre tuvo vocación en el ataque.

“Siempre subía a buscar el gol en pelotas paradas”, rememoró Fuentes a ACAN-EFE.

Agregó que a los 16 años llegó al club Chepo F.C., con muchos defectos, pero más virtudes, mismas que se fueron mostrando con el pasar de los años y con ellas las ganas de estar en una selección nacional.

“Siempre fue un líder dentro y fuera de la cancha, eso lo ha llevado a donde está ahora mismo”, indicó fuentes.

Ayer al amanecer aún habían muchos despistados que llegaron a sus trabajos y se tuvieron que volver a su casa, y es que el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, en horas de la madrugada, vía Twitter, dio el día libre para empleados públicos y privados.

A pesar de la clasificación, algunos panameños renegaban que no se iba a dar el sorteo ordinario del miércoles en la lotería, mientras otros estaban molestos porque al llegar a la Caja de Seguro Social no se les atendió.

Otras Noticias