Q'hubo imagen promocional

Ramírez: “Los retos no se detienen”

Bien dice el dicho que tras la tormenta siempre llega la calma, pero para Angélica Ramírez, mánager de la selección nacional de beisbol sub-10 que ganó oro en el panamericano de la categoría en Reynosa, México, esto no aplica. Tras regresar a dirigir a los niños de los diferentes equipos de los que ella es mánager, la timonel ya prepara un partido que se jugará hoy en el Luis Alfonso Velásquez.

Ramírez cuenta que la alegría de haber logrado coronar campeones a los niños de la selección sub-10 no se ha terminado, “todavía me siguen felicitando”, aduce. Ahora la mánager espera con ansias cumplir su segundo sueño más grande: “Nosotros vivimos en un espacio muy pequeño, muy reducido que mis padres me dieron para construir un cuarto, pero mi familia ya ha crecido demasiado y ahora no tenemos espacio en donde vivimos. Gracias a Dios tenemos ese techito en donde estar, pero mi sueño es tener mi propia casa y voy a esforzarme por lograr eso, no importa si me tengo que enjaranar para poder conseguir un financiamiento o un crédito, yo a como pueda lo voy a pagar, pero la verdad necesito tener mi propia casa, es el sueño y la esperanza que tengo”, admite Ramírez.

“Mi marido está desempleado, él era cadete de taxi pero le dio parálisis facial y la señora dueña del vehículo lo despidió y quedamos con la deuda, porque la señora le dijo que le tenía que pagar los turnos que se le deben. Prácticamente yo soy el sustento de mi familia, pero gracias a Dios a nosotros no nos ha faltado el pan de cada día, siempre tenemos algo que comer y nosotros siempre decimos que de una u otra manera con la ayuda de Dios uno siempre sale adelante”, afirma Angélica Ramírez.

Conocer al presidente

Durante el Campeonato Panamericano sub-10, los niños de la selección nacional que ganaron oro, deseaban ganar el título, no solo para convertirse en campeones y honrar al país con un bicampeonato y una segunda medalla de oro consecutiva en la categoría, sino también porque su mayor anhelo era estar y conocer al presidente (Daniel Ortega). “Ellos siempre me decían antes de un juego ‘vamos a ganar para estar con el presidente cuando lleguemos’ y cuando ganaban los partidos me decían ‘ya estamos más cerca de conocer al presidente’”, argumenta Ramírez al recordar la hazaña que llevó a los niños al campeonato.

Otras Noticias