Q'hubo imagen promocional

United-Sevilla, duelo crucial

El estadio Old Trafford de Manchester dictará hoy el nombre del equipo que estará en los cuartos de la Champions: un United que busca volver a hacerse notar entre los grandes de Europa o un Sevilla que tiene el anhelo de superar los octavos de la máxima competición continental.

El club inglés, uno de los más laureados en la historia del futbol europeo y también uno de los más potentes económicamente y con mayor número de seguidores, espera retornar la buena senda continental después de que en las últimas temporadas su trayectoria haya sido discreta.

Por la gloria

Ser campeón la pasada campaña de la Liga Europa le dio a la formación que entrena el portugués José Mourinho la oportunidad de estar en la Champions, meterse después en octavos por primera vez en

los últimos cuatro ejercicios y ahora la de colarse entre los ocho mejores del torneo.

Para ello deberá rentabilizar con un triunfo como local el empate a cero que firmó en la ida disputada en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante el Sevilla, que fue mejor y que se encontró en el meta internacional español David de Gea al protagonista del choque gracias a sus buenas intervenciones.

El equipo hispalense viajó este lunes a la ciudad inglesa con la aspiración de romper el maleficio de octavos después de no superarlos las otras tres veces en las que accedió a esta ronda bajo el nuevo formato de torneo, ya que sí lo hizo hace sesenta años cuando la competición se denominaba Copa de Europa.

El conjunto del italiano Vicenzo Montella da en el transcurrir de la temporada una de cal y otra de arena, pues en LaLiga está muy descolgado de la cuarta plaza de la tabla pero, por contra, también es finalista de la Copa del Rey y afronta esta ilusionante cita continental.

La descompensación entre los tantos que recibe y la dificultad que tiene para marcarlos es el gran lastre del Sevilla, que en Manchester está obligado a marcar y, como mínimo, empatar con goles para lograr el objetivo.

Montella incluyó el domingo en la expedición a 23 futbolistas, todos los de la primera plantilla salvo Jesús Navas y el francés Sébastien Corchia, ambos laterales derechos de baja por lesión.

Va con todo

Por su parte, el Manchester United afronta el trascendental duelo sabedor de que jugar en Old Trafford es, prácticamente, garantía de victoria: solo han perdido un partido en casa en lo que llevamos de temporada, en diciembre ante sus vecinos del City (1-2).

Los pupilos de Mourinho llegan en uno de sus mejores momentos del curso, tras encadenar tres victorias al hilo en la Premier League, sobre Chelsea, Crystal Palace y Liverpool, que han cimentado su segunda posición en la tabla y les han asegurado prácticamente billetes para la próxima Champions.

Salvo sorpresa, Mourinho repetirá el ataque que brilló hace dos días ante los “Reds”, con el belga Romelu Lukaku como referencia arriba y flanqueado por Alexis Sánchez, Juan Mata y el mencionado Rashford.

Otras Noticias