Del mar, al Oriental

“Riquísimos ceviches, sustancias, vengan, compren, del mar a su paladar, acérquense al carrito azul marino”, es la grabación que suena a través de un megáfono don Francisco Vanegas, quien vende ceviches y sustancias por las calles del mercado Oriental.

Vanegas trabaja en su negocio desde hace 20 años junto a su familia, pero la crisis sociopolítica que atraviesa el país, hizo que cerrara operaciones en los departamentos de Carazo y Boaco, donde tenía dos coctelerías.

“Nosotros teníamos dos locales. Coctelería mar y tierra, nace originalmente en Diriamba, Carazo, pero por la crisis, nos vimos obligados a cerrar operaciones y dejar sin trabajo a cinco familias. Pasamos tres meses sin obtener nada de ganancias, sobre todo en el principal centro de abastecimiento, que era en el norte, donde teníamos el otro local, porque desgraciadamente estábamos en medio de la carretera de Juigalpa y Boaco”, comenta Vanegas.

Antes de tener sus negocios de coctelería, don Francisco empezó vendiendo ceviches de manera ambulante. Ahora, en esta nueva etapa de su vida, nuevamente vende los cocteles, ceviches y las sustancias desde su carro azul, acompañado de su hijo, quien le ayuda a despachar y llamar a los clientes.

“Estamos empezando de nuevo, vendiendo a todo el público, andamos en diferentes mercados y estamos recuperándonos, mi esposa y mis hijas quedan en Carazo y yo salgo con mi hijo a vender ambulante. Gracias a Dios nos ha ido bien”, expresa Vanegas.

Precios

Si usted se encuentra este carrito azul, no dude en comprar, los ceviches son exquisitos y a precios favorables.

“Los ceviches más baratos cuestan C$60, C$80, C$100 y C$120, pero el más buscado y el más popular es el que llamamos siete mares, que lleva siete tipos de mariscos como pulpo, calamar, caracol, almejas, corvina, camarón y ostión, ese vale C$140 el servicio más barato y C$200 el más caro”, comentó Vanegas.

El comerciante indicó que antes abastecía hoteles y restaurantes, y espera que las ventas mejoren cada día.

“Tenemos clientes que nos compran dos o tres veces a la semana y nos estamos reacomodando a la situación económica del país, porque en vez de progresar, a nosotros, que somos el pueblo humilde y trabajador, que vive de los demás nicaragüenses, nos han hecho mal todos estos problemas”, concluyó.

Otras Noticias