Compradores se quejan de la tocadera

Transitar por la famosa esquina de los vahos del mercado Oriental es un riesgo, principalmente por los puntos donde se venden chinelas, denunciaron algunas compradoras que visitan este centro de compras y que aseguran sentirse acosada por los vendedores.

“Pasar por ese lugar es horrible, los vendedores comienzan a jalarte, de tanta metedera de mano hasta te tocan donde no deben, pareciera que te van a poner las chinelas que están ofreciendo”, se quejó Maryorie Bravo, quien en aparente desesperación llamó al equipo de trabajo de Q’Hubo que se encontraba en cobertura en el Oriental.

De igual manera, otra joven acompañante de Bravo, quien demandó el anonimato manifestó: “no es que uno sea la gran cosa, pero yo creo que los vendedores se pasan. No debería de ser así, esa pasada es muy estrecha, hasta da miedo, cualquiera cree que le van a robar”.

Defensa

No obstante, Q’Hubo conversó con los vendedores del sector de las chinelas y los señalados de acosadores explicaron que guiñarle la mano al cliente es parte de su trabajos, el objetivo es que el comprador observe los productos que están ofreciendo.

“Lo que pasa es que vienen personas que no quieren ni tocar el suelo, nosotros como trabajadores debemos guiñar al cliente para que vea y compre, pero sinceramente hay gente que se pasa”, justifico Moisés Reyes, quien tiene más de 2 años como vendedor en este sector.

“Sinceramente esta práctica es de hace años, la gente se hace la nueva, pero no entienden que es parte de la competencia. Sí, sabemos que para algunas compradoras es molesto, que los toquen y ahí es donde vienen los problemas, por eso nosotros las mandamos a comprar a los centros comerciales”, añadió Reyes.

Por su parte Gustavo Leiva, encargado de un tramo en el mismo sector, manifestó que “por esas mismas razones la jefa tiene prohibido que alguien toque a un comprador, la verdad es que no hay necesidad de hacerlo, con el simple hecho de decir lo que tenés en el tramo basta”.

Sanciones

Leiva también aseguró que en estos tramos hay sanciones de parte de los jefes hacia los trabajadores, si en algún momento un comprador presenta quejas de abusos.

“Aquí los dueños tratan a los trabajadores y además hay sanciones, si un cliente pone queja lo mandan a descansar una semana y el que pierde es el vendedor porque aquí se gana comisión por día”, afirmó el responsable del tramo.

Sin embargo, Osman Almendares, un comprador mayorista de chinelas que llega 2 o 3 veces por semana, expresó :“al contrario, yo siento que recibo buen trato aquí, yo soy revendedor de chinelas y vengo seguido a hacer mis compras y nunca me he sentido abusado u ofendido”, aseguró.

Por otro lado, Reyes reconoce que “no negamos que hay sus chavalos atrevidos que se pasan con los clientes, más con las chavalas bonitas, pero no todos los vendedores somos así, lo malo es que nos señalan a todos”.

También añade, “aunque hay clientes que malinterpretan las cosas, tal vez uno quiere ser amable y ya creen que los están enamorando o uno se está pasando. El objetivo de uno es vender”.

Cabe mencionar que los vendedores aseguraron que en todos los negocios se han dado casos que las vendedoras también tocan y guiñan a los compradores varones y estos no se quejan.

Otras Noticias