Aprovechen las reposterías ambulantes

Alrededor de cinco vendedores ambulantes ofrecen deliciosas y variadas reposterías en los diferentes sectores del mercado Oriental.

A pesar que no tienen zonas específicas que recorrer, todos caminan empujando en su respectivo triciclo la vitrina cargada de respotería, muchas veces se topan con otros vendedores, pero para ellos no es problema, pues, cada quien crea su suerte, aseguran los vendedores.

Por su parte, Román Hernández Duarte relató que tiene más de 5 años de vender este producto y asegura que es restable. Todos los vendedores se abastecen de una panadería ubicada por la Estación Uno.

“Por las mañanas llegamos a la panadería para que nos llenen las vitrinas y salimos a venderlas y hasta en la tarde llegamos a pagar solo lo que vendemos, así de esa forma es que trabajamos”, explicó Duarte.

Los vendedores señalaron que es un trabajo bien cansado, pero que les genera para el sustento de sus hogares. “Tenemos que andar por todo el mercado ofreciendo el producto y empujando el triciclo, pero gracias a Dios lo vendemos, en ocasiones tenemos que rellenar la vitrina por segunda vez”, aseguró Manuel López, otro de los vendedores.

Precios

Las donas normales valen C$10 y las que traen leche condensada por dentro cuestan C$20, mientras que los pasteles de queso, piña y pollo oscilan desde los C$12 a C$15.

Las manuelitas con queso se ofrecen en C$15, las rebanadas de pasteles se dan en C$25 y las de chocolates en C$30, otras tortas más sencillas se ofertan en C$20.

Una de las reposterías más cotizadas se llama: corazón gitano con baño de atol y pasas, esta cuesta C$25, las empanadas de queso y las quesadillas, también son muy cotizadas, las cuales valen C$15.

Otras Noticias