Asesinada a golpes

Al menos ocho días habría pasado en agonía Johana Isabel López Fonseca después de la brutal golpiza que le dio su compañero de vida, Álvaro de Jesús Hernández Zamora, quien está prófugo.

Rosa Fonseca, madre de la víctima de femicidio, la segunda del 2018, relató que tenía ocho días de no saber nada de su hija, por lo que el pasado lunes decidió ir a buscarla a su casa, ubicada en la comunidad Los Cedros. La escena con la que se encontró fue desgarradora:

“A mí hija la encontré envuelta con una sábana sobre la cama, al lado tenía un jugo. Me dijo que su pareja (Hernández Zamora) tenía tres días de no llegar a la casa. Ese hombre la había abandonado mal muerta”.

La agresión que sufrió Johana Isabel López Fonseca fue denunciada el pasado miércoles ante la Policía del Distrito IX del municipio de San Rafael del Sur, horas antes de que esta falleciera en el hospital.

Juan Isaac Gutiérrez Fonseca, hermano de la víctima, fue quien denunció el caso y señaló como sospechoso a Álvaro de Jesús Hernández Zamora, con quien su hermana convivió los últimos ocho años. En ese momento lo tipificaron como tentativa de femicidio, pero ayer por la mañana, al conocer el deceso de Johana, cambiaron la tipificación a femicidio y están tras el presunto autor.

En agonía

La madre de la víctima relató que, al encontrar grave a su hija, buscó una caponera y con la ayuda del conductor logró trasladarla al centro de salud de Villa El Carmen, de donde la remitieron al hospital Antonio Lenín Fonseca.

“Los médicos de Villa El Carmen me dijeron que si llegaba con vida al hospital Lenín Fonseca sería un milagro de Dios”, contó la madre de la víctima.

En el hospital Lenín Fonseca los médicos le informaron que Johana presentaba desgarramiento pulmonar, golpes en la espalda, hemorragia interna y un hematoma en la cabeza.

La causa de la muerte aún no la precisan, ya que hasta ayer el Instituto de Medicina Legal realizó la autopsia.

Rosa Fonseca recordó que la noche que llevó al hospital Antonio Lenín Fonseca a su hija, la dejó dormida y en la madrugada recibió una llamada donde le informaban que esta presentaba un cuadro crítico.

Al día siguiente, cuando regresó al hospital su hija estaba convulsionando y hablaba incoherencias. Fue en ese momento cuando los médicos la desahuciaron y le recomendaron sacarla del hospital porque después se les complicaría, ya que Johana no tenía cédula de identidad.

Años de maltrato

Rosa Fonseca expresó que su hija sufrió violencia durante todo el tiempo de convivencia con Álvaro de Jesús Hernández Zamora.

Aseguró que durante los ocho años de relación, Hernández Zamora le dio maltrato físico a su hija y le prohibía que visitara a su familia.

“El 24 de diciembre ella (Johana) se presentó a la casa y observé que en las piernas y los brazos tenían moretones. Le pregunté qué le había ocurrido y ella respondió: ‘Me golpeé’. Ella nunca me dijo la verdad, ese hombre le pegaba”, aseguró la madre.

Familiares comentaron que Hernández Zamora destruyó la cédula de identidad de su pareja para que no lo denunciara por violencia.

“Johana en dos ocasiones me confesó que su pareja la había agredido. La primera vez que me dijo fue hace como tres meses y la otra fue el pasado 3 de enero. Ella no decía nada a nadie porque no quería que se diera cuenta su mamá, porque es diabética y no quería preocuparla”, reveló por su parte Daniela Pineda, cuñada de la vítima.

Violencia

El año pasado, 51 mujeres fueron asesinadas por sus parejas y exparejas. En el mes de enero se registran tres mujeres asesinadas, dos a manos de sus parejas.

De acuerdo con Magaly Quintana, directora de la organización Católicas por el Derecho a Decidir, esta situación preocupa mucho.

“En los primeros días del 2018 llevamos 3 muertes y el año pasado, en los 31 días de enero, hubo la misma cantidad, esto nos preocupa, ya que al parecer será más de lo mismo en cuanto a violencia machista de parte de los hombres, estamos viendo crímenes más seguidos y es alarmante, porque quiere decir que la violencia está aumentado”, lamentó Quintana.

Otras víctimas

En la comunidad Santa María de Tazúa, de San José de Bocay, Jinotega, fue asesinada a machetazos Marcelina Ramos Dávila, de 50 años de edad, el pasado 1 de enero. Los atacantes se dieron a la fuga con rumbo desconocido.

Mientras que el 2 de enero, en Sébaco, Matagalpa, Erika María Gutiérrez, de 43 años, fue asesinada de una puñalada en el pecho que le provocó una hemorragia masiva y le ocasionó la muerte, por su compañero de vida, Danny Meza, con quien mantuvo una relación de violencia por 24 años. El hombre está detenido.

El año 2017 se reportaron, al menos, 78 femicidios en grado de frustración. Producto de estos crímenes 73 niños, niñas y adolescentes quedaron en la orfandad.

Johana Isabel López Fonseca deja en la orfandad a cinco hijos, el mayor tiene 22 años y el menor 12 años.

Otras Noticias