Q'hubo imagen promocional

Cheques sin fondo

A 2,737,704 córdobas que equivalen a US$88,800 asciende la estafa agravada, de la cual fueron víctimas los dueños de cuatro autolotes ubicados en Boaco, León y Managua, según la acusación que la Fiscalía presentó.

Las cinco estafas ocurrieron entre el 26 de abril y el 16 de mayo de 2017, según la denuncia dirigida contra Roberth Ojeda Soza, quien era el presunto cabecilla de la agrupación denominada Porky.

Al reo para quien este jueves inició el proceso en el Juzgado Tercero Distrito Penal de Juicio de Managua, la Fiscalía le atribuye los delitos de estafa agravada, crimen organizado y lavado de dinero.

El escrito acusatorio también va dirigido contra Edgard Áreas Soza, “El Gato”; Angélica María Aburto y Álvaro Murillo Soza, este último supuesto segundo jefe del grupo delictivo, refiere la acusación de la Fiscalía.

Engaño

Roberth Ojeda Soza, jefe del grupo, era quien contactaba vía telefónica a las víctimas ofreciéndoles determinadas cantidades de dinero por los vehículos que tenía a la venta en autolotes de la capital, León y Boaco, según la acusación fiscal.

El sujeto se identificaba ante las víctimas con la cédula a nombre de Álvaro Murillo Soza, quien como segundo al mando del grupo le facilitaba su cédula de identidad número 450-170988-0000T.

Una vez que llegaban a un acuerdo sobre el precio de las camionetas, que valían entre 15 y 22 mil dólares, Edgard Áreas Soza y Angélica María Aburto se repartían funciones como simular el depósito del dinero en las cuentas bancarias de las víctimas y retirar los vehículos, según la acusación fiscal.

Las transacciones todas fueron finiquitadas los días sábado entre las 10:00 y 11:00 de la mañana con el propósito que quienes vendían los vehículos no tuvieran chance de verificar los depósitos de dinero en sus cuentas bancarias, porque las entidades financieras cierran los sábados al mediodía, se explica en el escrito acusatorio.

Cuando los vendedores de los vehículos iban a las sucursales bancarias a hacer efectivo el cobro de los cheques depositados en sus cuentas les informaban que los referidos documentos de pago habían sido rebotados por carecer de fondos, concluye la extensa acusación.

Fue así que en el transcurso de 20 días los acusados estafaron a Carlos Espinales Romero, Andrés García Silva, José Antonio Moreno y Rami Mohammed Abu Sheha. Este último fue estafado en dos distintas fechas.

El juicio para Roberth Ojeda, que este jueves se suspendió por falta de testigos, continuará el próximo 23 de enero a las 9:00 de la mañana, según lo resuelto por la jueza Rosario Peralta.

Otras Noticias