Reprograman juicio contra homicida

El próximo 16 de febrero se espera que comparezca ante la juez Primero de Audiencias de Chinandega, Rosa Velia Baca, Nemesio Hernández, uno de los testigos de la muerte del capitalino Evert Emilio Juárez Lozano, quien falleció de un disparo el 22 de diciembre de 2017.

El juicio se le sigue a Dionisio Delgado Norori, presunto responsable de la muerte del capitalino.

La Policía Nacional recogió la entrevista a Hernández al momento que ocurrieron los hechos en la entrada a las comarcas orientales, cuando ambos hombres, dedicados a la construcción de proyectos estatales, se citaron para arreglar una deuda de US$2,000 que Dionisio Delgado le debía al contratista.

Hernández es testigo presencial de los hechos, pero no lo encuentran por ningún lado.

“Por dos mil dólares no me van a matar. Nadie mata por esa cantidad”, repitió en una ocasión el fallecido a su madre, Luisa Lozano, cuando este le advertía que no cobrara la deuda a ese hombre chinandegano, que a su criterio tenía cara de malo.

El juicio se reactivó al iniciar este año, luego que fue capturado Dionisio Delgado en la comarca Chacraseca, departamento de León, donde se escondió después de dar muerte y dejar tendido a Lozano, de un disparo que realizó con un revólver calibre 38, de su propiedad.

Ayer, el bombero Darwin Guevara, quien atendió la emergencia, declaró que el hecho ocurrió a 200 metros de donde está la estación de bomberos y que al llegar a la escena vio tendido un cuerpo con un balazo en el pómulo izquierdo, a quien procedieron a llevar al hospital España.

“Estaba oscuro. Había una luminaria que alumbra poco y el lugar es deshabitado, repitió, igual que otros testigos, de los seis que comparecieron a la audiencia, desarrollada en el Complejo Judicial de Chinandega.

El Ministerio Público insistió en insertar en el juicio el resultado de los peritos y policías del departamento de León, quienes dieron con el paradero del supuesto autor de los hechos, que se escondía en la casa de una sobrina.

Otras Noticias