Q'hubo imagen promocional

De la disco al panteón

Remberto Misael Osorio Canales, de 29 años, perdió la vida violentamente ayer por la madrugada, sin que hasta ahora se sepa por qué y quién lo mató de siete puñaladas en el tórax y espalda, en una calle cerca del hospedaje El Guarumo, ubicado en el barrio La Libertad.

En sus últimos minutos de vida, la víctima se quejó de dolor hasta perder el conocimiento, sin que ningún vecino lo auxiliara por temor a que algún antisocial atentara contra sus vidas. Dos horas más tarde, con el pastor Calasanz Osorio dijo: “es el cuerpo de mi hijo”. No sabía dónde pasó la noche, pero la policía informó que asistió a la Discoteque My Friends esa noche, donde bailó y bebió y al amanecer buscó su casa, pero no llegó.

La escena del crimen, frente al molino del barrio La Libertad, fue preservada por los peritos, luego llegó la técnica canina, los agentes hicieron entrevistas en el vecindario, donde surgió una pista: una motocicleta 125, marca Génesis, color gris había quedado abandonada en la gasolinera Petronic – El Guarumo.

Además: Indio-Maíz a restauración

Un testigo dijo a la policía que a las 4:45 de la mañana se acercó un joven a comprar una cerveza en la gasolinera, minutos después otro sujeto mayor discutía con él a orillas de la carretera, en la salida a Somotillo.

Luego, el joven salió de prisa a pie y a pesar que le gritaron que dejaba la motocicleta, no regresó.

Otras Noticias