Drones y para(s) sobre Masaya

Habitantes del barrio indígena de Monimbó denunciaron que los civiles armados operan en horas en horas de la noche y que están siendo vigilados por drones.

Un poblador del barrio indígena, quien pidió anonimato, expresó que a eso de las 10:30 p.m. estaba platicando con su esposa y su mamá cuando observó que un dron grande pasó sobre la vivienda con rumbo al sector del Rinconcito, Placita de Monimbó y parque central.

“Me metí a la vivienda porque esos drones enfocan como si fuese de día y andan viendo dónde hay mucha energía, entonces van a decir que las personas que andan huyendo han regresado. Esta información es verificada por la Juventud Sandinista y mandan las camionetas Hillux y sacan a la gente”, indicó el poblador.

Los pobladores de este barrio coindicen en que la cacería de los parapoliciales obedece a que andan en busca de las personas que saquearon los diferentes negocios de la capital del folclore.

“Me parece bien que anden detrás de los saqueadores pero qué pasa: los saqueadores eran simpatizantes del Gobierno y más bien se llevan detenidas a las personas que cuidaban esos negocios de los saqueadores. Ojalá que detengan a todos los que sacaron motos y electrodomésticos de las tiendas”, indicó una joven habitante del barrio indígena de Monimbó.

También coinciden en decir que los puntos de concentración de “los paras” son la rotonda Las Flores, un inmueble de dos plantas frente a la Placita de Monimbó, utilizada como cuartel y la entrada a Masaya.

“Los parapoliciales están operando solo de noche porque en el día andan policías vestidos de azul y celeste y antimotines, quienes portan rifles. ¿Acaso es normal llegar a comer a la Placita y ver que los policías están con sus armas y con el rostro oculto? No es normal”, dijo la consultada.

En el recorrido que hizo Q´hubo pudo confirmar que solo había policías de tránsito aplicando multas en el sector de la fortaleza El Coyotepe, la rotonda San Jerónimo y de Las Flores.

Sacerdote en casa de seguridad

El padre Augusto Gutiérrez Nicaragua, párroco de la iglesia San Sebastián, nuevamente ha recibido amenazas en las redes sociales e intentamos ubicarlo en el templo, pero trabajadores afirmaron que tiene un mes de no estar en este lugar.

“Usted sabe que el padre ha recibido amenazas y lo acusan de lo ocurrido en Masaya, pero solo ayudó a la gente sufrida. Y eso no es delito, ayudar al prójimo. Ojalá pueda regresar pronto porque parece que está en una casa refugio”, mencionó un trabajador que no quiso identificarse.

Los comerciantes del mercado Ernesto Fernández dicen que las ventas están muertas, pero hacen acto de presencia para abrir sus negocios.

“Las ventas están pésimas porque acá están los diferentes productos que ofrecemos, pero no hay compradores. Las pocas personas que vienen a comprar los productos de abarrotes, perecederos y lácteos”, indicó una comerciante que se identificó como Sara.

Otras Noticias