Golpeadas y manoseadas por parapolicías

“Me empezaron a manosear entre cuatro hombres. No hubo ni un solo lugar donde no me tocaran”, narró entre sollozos una adolescente de 16 años, que junto a cinco jóvenes de Ciudad Sandino fueron retenidos, golpeados y abusados por policías y parapolicías.

La estudiante de secundaria y sus padres interpusieron la denuncia ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), donde fue atendida por el asesor legal Pablo Cuevas y la sicóloga, a quienes les mostró las señas de los golpes que recibió en el cuerpo.

“Ella fue a un cyber y fue retenida junto a cinco jóvenes, a pocos metros del portón principal de la Alcaldía de Ciudad Sandino, a eso de las 5 de la tarde”, dijo Cuevas.

“Fui por una tarea al cyber y todo estaba normal, pero cuando salí casi no había gente y de repente pasaron tres camionetas Hilux y también motorizados. En total eran como diez, entre policías y encapuchados armados. Nos detuvieron y una muchacha salió corriendo, pero no sabemos qué pasó con ella. Yo me dije: ‘quien no la debe no la teme’. Éramos tres mujeres y tres varones, nos quitaron las pertenencias y comenzaron a registrarnos”, dijo la afectada.

Le mostraron una fotografía de una muchacha parecida a ella, luego los encapuchados de acento cubano la acusaron de ser terrorista y golpista, pero nunca ha ido a marchas.

“Me tocaron los pechos y recordar eso me da rabia, me da asco porque tocaron mi integridad. Fue de una forma tan cochina, tan bárbara. Me agarraron a su gusto y antojo y querían meterme a la Alcaldía junto con las demás muchachas que estaban ahí”, narró la adolescente.

Recuerda que la tenían de pie tocándola, con las chachas (esposas) puestas, mientras sus compañeros estaban en el suelo y los pateaban.

Luego le tocó el turno de ser manoseada a otra de las adolescentes. Fueron 20 minutos de terror, hasta que un policía pidió a los extranjeros que liberaran a todos porque no andaban nada.

Otras Noticias