Acusan a más protestantes

La Policía de Nicaragua presentó este jueves a nuevos sospechosos por la presunta autoría de terrorismo y otros delitos, que completan una lista de 10 acusados por el mismo delito en los últimos tres días.

La institución presentó a Jorge Gómez, originario de la ciudad de Masaya, y a Yupank López, de Tipitapa, como “delincuentes dedicados a cometer actos terroristas y causar zozobra entre la población”.

Al igual que otras personas que participaron en manifestaciones contra el presidente Daniel Ortega, Gómez y López fueron señalados de “secuestrar con tranques (bloqueos)” a poblaciones enteras, así como de “asesinatos, secuestros, torturas, asaltos, extorsiones e incendios a instituciones públicas y privadas”, según comunicó la Policía a través de medios del Gobierno.

Omiten datos

Gómez “es autor de ataques con fusil AK a instalaciones de la delegación policial de Masaya, resultando varios compañeros policías heridos por impactos de bala. Participó en secuestros, tortura y asalto a pobladores en tranque de Mebasa, de la carretera Las Flores-Catarina”, declaró ayer el comisionado mayor Farle Roa, segundo jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ).

Como evidencias para procesar a Gómez, la Policía indicó que le ocupó un revólver, un fusil AK 47 y cuatro armas artesanales.

Sin embargo, Gómez también fue señalado de cometer un asesinato, las autoridades no precisaron a quién mató.

Mientras que Yupanke López fue presentado por la institución policial como “cabecilla terrorista” y responsable de levantar tranques en los barrios Oronte Centeno, San Jorge, San Rafael y Yuri Ordóñez, del municipio de Tipitapa, en Managua.

También lo señalan de “abastecerlos de armas industriales y artesanales”

“Los terroristas serán remitidos a la orden de las autoridades competentes para su enjuiciamiento”, sentenció el comisionado mayor Roa.

Con estos casos, asciende a 31 la cantidad total personas presentadas por la Policía Nacional como terroristas entre el 3 y el 13 de septiembre.

Sin embargo, organismos de derechos humanos locales registran a más de 300 “presos políticos” en las cárceles del país, aunque la cantidad podría crecer si se incluyen a cientos de desaparecidos.

Otras Noticias