Arranca juicio por caída de arbolata

Temblando de frío y con altas temperaturas fue llevado ayer a los juzgados de Managua el basquetbolista Carlos Humberto Silva Rodríguez, en el inicio del juicio que se le sigue por derribar un arbolata, y a quien la Fiscalía le atribuye delitos de entorpecimiento de servicios públicos y exposición de personas al peligro.

En el primer día del juicio, la Fiscalía presentó a cuatro testigos, cuyos testimonios fueron calificados de contradictorios por el abogado defensor, Vladimir Miranda.

Los cuatro testigos que declararon son oficiales de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), subrayó el defensor.

“Una de las contradicciones en las que cayeron los testigos fue el testimonio del oficial de inspecciones oculares, quien al ser preguntado por la Fiscalía si sabía cuál fue la casa donde hicieron el allanamiento, respondió que no sabía y que tampoco sabía a quién se investigaba”, refirió Miranda.

Arbolata

La Fiscalía lo inculpa por derribar un llamado árbol de la vida de 21 metros de alto por 13 de ancho y un peso de 10 toneladas ubicado en la rotonda Universitaria.

Los hechos ocurrieron a las 11 y 56 minutos de la noche del 11 de mayo pasado, según la acusación.

También lo inculpan de haber levantado adoquines como protesta al Gobierno.

Enfermo

El defensor aseguró que Silva sigue con problemas visuales como consecuencia de los 55 días de encierro dentro de un hoyo en la DAJ.

“Mi hermano ni a las marchas (azul y blanco) iba para no dejar solas a sus hijas”, expresó Eliza Silva.

Otras Noticias