La famosa cuesta de la muerte

El fuerte impacto, a eso de las 5:30 p.m. del martes, levantó de donde se encontraba a María Elsa González, de 35 años, habitante de la cuesta El Plomo. Salió corriendo hacia afuera y observó a una pipa repartidora de gas licuado que se estrelló contra una rastra y otros vehículos que iban en marcha. Situaciones como estas han aumentado el peligro en la zona desde la semana pasada, cuando las autoridades de la Alcaldía y el Minsiterio de Transporte e Infraestructura (MTI) desviaron el tráfico vehicular por la construcción del paso a desnivel Las Piedrecitas. “Desde el miércoles pasado, cuando ocurrió la tragedia de la rastra que se pasó llevando seis vehículos y falleció un motorizado, los accidentes no han parado. El martes en total fueron tres accidentes en la cuesta y todos han sido por rastras con desperfectos mecánicos”, relató González.

En el accidente del martes, el más afectado fue el conductor de un taxi, de unos 45 años de edad, quien quedó prensado en su vehículo en medio de la pipa y la rastra, por los que fue trasladado a un hospital capitalino en estado reservado, según contaron otras personas que presenciaron el hecho.

Al lugar se hicieron presente miembros del Benemérito Cuerpo de Bomberos que se encargaron de controlar la situación, pues la población estaba alarmada y quería evitar que la situación se complicara ante un posible escape del gas líquido.

Muchos motorizados se ven involucrados en accidentes. Bismarck Picado/QH

No obstante, con ayuda de la benemérita institución y trabajadores de la empresa distribuidora de gas, trasladaron el contenedor a otra pipa, mientras los bomberos limpiaban el aceite derramado, lo que provocó que el tráfico se congestionara por más de cinco horas.

“Desde que cerraron Las Piedrecitas, el tráfico se ha puesto más feo. Normalmente esta carretera se pega en las horas pico, como de 6:30 a 7:30 de la mañana, pero en la tarde nunca se había puesto como ahora”, comentó González.

Transportistas

Otro sector que se ha visto afectado con el desvío son los usuarios de transporte intermunicipal, quienes manifestaron que después de las 7:20 de la noche no hay buses en la terminal del mercado Israel Lewites.

De esta terminal salen buses con dirección hacia: Ciudad Sandino, Mateare, y los departamentos de Nagarote, La Paz Centro, León y Chinandega.

“Ya ni sabemos por dónde, ni a qué hora pasan los buses y por la cuesta El Plomo, el tráfico es muy tenso. La cantidad de buses, vehículos y camiones pesados es demasiado porque no hay otra vía alterna para circular”, denunció Soraya Blanco, quien habita en el residencial Vista de Momotombo, ubicado en el kilómetro 20 de la carretera nueva a León.

“Tenemos que pasar horas pegados en Linda Vista por el pegón que se hace y desde que hicieron el desvío, muchos de los buses no están circulando, no sé si por miedo, aunque a otros se les han dañado las unidades a medio camino”, dijo otro usuario que decidió omitir su nombre.

Por su parte, Julio Guerrero, conductor del bus que cubre la ruta La Paz Centro-Managua, explicó que a su unidad le corresponde dar tres vueltas por día, entrando a 8:00 de la mañana a la terminal del mercado y saliendo a las 6:45 de la noche, pero la última vuelta no la está dando.

“Lo que pasa es que viajar por la cuesta es un solo desorden, salir de aquí en la última vuelta es arriesgarse a chocar o darme vuelta con la gran cantidad de pasajeros subiendo esa carretera, por eso yo salgo de la terminal a las 3:45 p.m. y ya no regreso”, dijo Guerrero, quien ha pensado que una vía alterna en estos momentos sería la carretera Nejapa e ir a salir a la Arenera.

Esta rastra protagonizó uno de los accidentes de la noche del martes. Bismarck Picado/QH

“Nejapa sería una opción, pero como el MTI solo autorizó la cuesta El Plomo, no tenemos de otra”, coincidió Héctor Mendieta, chequeador de los buses que van hacia Chinandega.

Principal problema: falta de pericia

Para el ingeniero David Gaitán, los accidentes ocurridos en la cuesta El Plomo no están relacionados con su estructura o diseño, sino por otros factores, como la falta de pericia al volante o desperfectos mecánicos.

“Este es un corredor exclusivo para transporte pesado, pero en vista que está construyéndose el paso a desnivel –Las Piedrecitas-en el 7 Sur, comenzaron a desviar los vehículos hacia esa zona. Ahí están combinados todo tipo de vehículos y eso ha provocado que mucha gente, quizás lo que no estén acostumbrados a transitar por esa vía, tengan falta de pericia para conducirse”, expresó Gaitán.

Para el especialista en urbanismo, instituciones como la Policía Nacional o el Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) deben estar chequeando el estado mecánico de todos los vehículos.

¿Fue un femicidio?

“Cualquier vehículo que esté circulando es una responsabilidad para estas instituciones. Sé que hubo un accidente y se registró un muerto, fue porque le fallaron los frenos, no porque la pendiente era muy grande. Ahí tuvo que ver el factor mecánico”, explicó el ingeniero.

Aunque está previsto que el 30 de este mes, el paso a desnivel Las Piedrecitas será inaugurado, el ingeniero Gaitán recomendó mayor presencia policial en la zona para evitar embotellamientos y accidentes.

QH

“Tránsito debería estar regulando el tráfico mientras se habilite proyecto en el 7 Sur, una vez que se esté construido, todo el tráfico regresará a su normalidad”, indicó.
Una fuente policial precisó que en la zona están desplegados agentes para agilizar el tráfico.

De trocha a carretera pavimentada

La cuesta El Plomo es un trayecto de 1.9 kilómetros, que empieza desde la parada de bus de Valle Dorado, a la altura de la empresa Tropigás.

A partir de ahí se entra en un recorrido de 600 metros de pista inclinada, que incluye una vuelta con farallones de rocas a un costado y un abismo del otro, en un recorrido de aproximadamente 500 metros, para luego seguir por un área más nivelada, hasta salir a la carretera nueva a León.

Inicialmente era una trocha, luego se convirtó en carretera de tierra, pero fue hasta mitad de la década de los 70 que desarrollaron la vía para el paso de vehículos.

La cuesta conecta a Managua con el Open III, que décadas después pasó a llamarse Ciudad Sandino, según declaraciones dadas en 2017 por el ingeniero vial, David Gaitán.

Ejecuciones

Historiadores señalan que en el tiempo de la insurreción sandinista, el lugar sirvió como sitio de torturas y ejecuciones perpetradas por la Guardia Nacional.

Paso a desnivel las piedrecitas

El paso a desnivel Las Piedrecitas está previsto a inaugurarse el próximo viernes 30 de noviembre, según informó la Alcaldía de Managua.

La estructura, cuyo costo es de 14 millones de dólares, aliviará el tráfico de unos 60,000 automóviles que utilizan a diario la salida oeste de Managua, informaron las autoridades municipales, a través de medios del Gobierno.

La nueva estructura consiste en dos rampas entrelazadas de hasta 23 metros de altura, que serán inauguradas una vez que culminen las obras de iluminación, vallas, áreas verdes y andenes, detalló el secretario general de la Alcaldía, Fidel Moreno.

Proyecto

Dicha construcción forma parte de un proyecto de 262.8 millones de dólares, que incluye otros cuatro pasos a desnivel en el interior de la ciudad, así como la rehabilitación de 9.5 kilómetros de la pista Juan Pablo II, una de las más importantes de Managua, además de área verdes y paradas de autobuses.

De acuerdo con los especialistas, este paso a desnivel de Las Piedrecitas está siendo edificado con tecnología antisísmica, considerando que Nicaragua es un país vulnerable a los movimientos de tierra.

Otras Noticias