Unidos contra la delincuencia

El Ejército de Nicaragua y las Fuerzas Armadas de Honduras, durante un encuentro sostenido este lunes, acordaron ampliar y fortalecer los lazos de cooperación para enfrentar las amenazas comunes que afectan las zonas fronterizas entre ambos países.

Ambas instituciones militares evaluaron los resultados de la VIII, IX y X fase de la Operación Sandino-Morazán que se desarrolló en tres etapas, entre mayo y agosto de este año.

Resultados de la operación

El jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés Castillo, destacó que se logró golpear a tres estructuras delincuenciales de “alta peligrosidad”.

Según el general Avilés, estas estructuras estaban vinculadas al “cultivo, trasiego y comercialización de marihuana, tráfico de armas, municiones y contrabando de ganado”.

Como parte de los resultados destacó la detención de 34 personas y la incautación de 17 kilogramos de marihuana ya procesada para su comercialización, además, se logró eliminar 663 matas de este estupefaciente y se destruyó un almácigo con 1,500 plantas.

Asimismo, se retuvo a 34 migrantes ilegales, se ocuparon armas y municiones y US$2,030 provenientes de actividades ilícitas.

Por su parte, el general de División, René Orlando Ponce Fonseca, señaló que durante la operación, los miembros de las Fuerzas Armadas de Honduras lograron la detención de 139 personas, ocho de ellos tenían orden de captura.

Un total de 16 personas, agregó, fueron detenidas por tráfico de drogas. En esta operación se decomisaron 51.9 kilos de cocaína, 1,833 libras de marihuana, armas de fuego y dinero en efectivo.

El encuentro se desarrolló en la ciudad de Tegucigalpa y en la reunión fue discutida y aprobada la ejecución de nuevas fases de la Operación Sandino – Morazán.

Otras Noticias