Rusa queda en prisión

El titular del Juzgado Sexto de Distrito Penal de Audiencias de Managua, Henry Morales Olivares, ordenó dejar en prisión preventiva a ciudadana rusa Elis Leonidovna Gonn, quien causó lesiones al sacerdote Mario Guevara, al rociar ácido sulfúrico sobre su rostro.

La Fiscalía le atribuye a la extranjera los delitos de lesiones graves en perjuicio del religioso y exposición de personas al peligro, en el caso del feligrés, José Roberto Pineda Bravo.

En una nota de prensa publicada en la página web de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) se indica que la audiencia inicial para la extranjera se realizará el 10 de enero de 2019.

La defensora pública Sara Rodríguez pidió que Ellis Gonn sea examinada por un sicólogo forense.

La representante de la Defensoría Pública también pidió el arresto domiciliar de la extranjera, alegando que es madre de una niña de 2 años y que requiere estar bajo su cuido porque no tienen a ningún otro familiar en Nicaragua.

Al forense

Respecto a la primera petición, el juez ordenó que la acusada sea valorada en el Instituto de Medicina Legal (IML).

En la resolución, el juez Morales ordena la suspensión del plazo entre la audiencia preliminar y la inicial, que es de diez días, porque el Poder Judicial inicia vacaciones de Navidad y Año Nuevo a partir del 19 de diciembre y reanuda sus labores a partir del 8 de enero de 2019.

Los hechos

En el escrito acusatorio se establece que la extranjera compró un litro de la sustancia química (ácido sulfúrico) en un negocio ubicado cerca del Ministerio de Gobernación a eso de las 2 y 30 minutos de la tarde, del 5 de diciembre de 2018.

Una hora más tarde (3 y 30 de la tarde) se dirigió a la Catedral Inmaculada Concepción de María en Managua donde pidió al sacerdote Mario Guevara que la confesara, a lo que el religioso le respondió positivamente, pero que primero impartiría ese sacramento a José Roberto Pineda, refiere la acusación fiscal.

Fue ese el momento en que la mujer, acusada de lesiones graves y exposición de personas al peligro lanzó el químico en el rostro del presbítero, causándole quemaduras de segundo y tercer grado en 20 por ciento de su cuerpo.

Testimonios

La Fiscalía respalda el escrito acusatorio con los testimonios del sacerdote Mario Guevara y de José Roberto Pineda, además de las declaraciones de otras personas que presenciaron la agresión contra el clérigo y que ayudaron a retener a la acusada.

Además, el órgano acusador ha presentado como prueba contra la rusa los dictámenes médicos legales que confirman las quemaduras sufridas en el rostro y el cuello del religioso de 59 años.

La agresora recibió el perdón del sacerdote Guevara, quien necesitó una cirugía menor, según las autoridades religiosas.

Otras Noticias