Leopoldo Brenes pide analizar consejos de OEA

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de la Arquidiócesis de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), dijo este domingo que se deben analizar e interiorizar las observaciones que se planteen en la próxima reunión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) y realizar los cambios internos que sean necesarios para el bien del país.

Este viernes se reunirá el Consejo Permanente de la OEA para tratar la crisis nicaragüense, a solicitud de la misión de Chile, en un momento en que el secretario general de la organización, Luis Almagro, ha pedido que se inicie el proceso para aplicar el artículo 20 de la Carta Democrática al Estado de Nicaragua.

El cardenal, al ser consultado por los periodistas sobre esta nueva sesión de la OEA, manifestó que “cuando se nos hace una crítica, una observación, y la crítica es a nivel tanto personal, familiar como nacional, si tiene fundamentos, pues analicemos bien, revisémosla, interioricémosla y tratemos de cambiar”, señaló Brenes.

En sesiones anteriores del Consejo Permanente de la OEA, se ha llamado al Gobierno de Nicaragua a restablecer el diálogo nacional e investigar imparcialmente los hechos de violencia y las muertes ocurridas durante las protestas antigubernamentales y se ha condenado el uso excesivo de la fuerza de la Policía Nacional, que desembocaron en violaciones a los derechos humanos.

Al respecto, Brenes enfatizó que cuando hay observaciones fundamentadas es necesario cambiar por el bien de Nicaragua.

“Pienso que siempre una observación tiene fundamentos, por eso creo que hay que evaluarlo bien, y aquellas cosas que hay que cambiar, pues, hay que cambiarlas para el bien del país”, añadió.

Encuentro con el Papa

El cardenal Brenes señaló que el próximo 25 de enero, en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud, los obispos de Centroamérica se reunirán con el papa Francisco en Panamá, pero dijo desconocer los puntos de agenda con el pontífice.

“El Papa ha puesto en su agenda el 25 de enero para tener un encuentro con todos los obispos de Centroamérica y ahí estaremos. Él ha dejado en claro que viene para participar en el área, por eso ha escogido un día para reunirse con los obispos centroamericanos, vamos a estar entre 50 y 60 obispos, pero la agenda la lleva el santo Papa”, señaló Brenes.

Al ser consultado sobre si hablarán con Francisco sobre los problemas actuales de la juventud en Centroamérica, Brenes enfatizó en que los obispos no controlan la agenda.

“Es un encuentro con el Papa, no tenemos mucho que ver (en cuanto a la agenda), somos participantes. La santa sede a través del Dicasterio de los laicos, en el cual está la presencia de los jóvenes, ellos llevan toda la programación, pero es una gracia que el Santo Padre haya escogido Centroamérica, la presencia del Santo Padre en Panamá no es exclusiva como país, sino como área centroamericana”, sostuvo.

Brenes recordó que “hace unos 7 años, cuando era presidente de los obispos de Centroamérica, hicimos una carta dirigida al papa (emérito) Benedicto, pidiéndole que viniera a Centroamérica, luego cuando ya fue elegido el papa Francisco, le volvimos a renovar la idea y nosotros, como episcopado centroamericano, en la carta le decíamos: ‘usted escoja el lugar y ahí vamos a ir todos los obispos y los fieles de Centroamérica’”.

Álvarez llama a liberarse de condicionamientos

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, llamó este domingo a liberarse de los condicionamientos académicos, culturales, sociales y políticos para poder encontrar a Jesucristo y aportar a la construcción de una sociedad con las luces de Cristo.

“Caminar sobre los sucesos históricos, de situaciones reales, implica una búsqueda interior para el creyente, viviendo día a día de nuestra realidad actual con un sentido de búsqueda, queriendo encontrar la voz del Señor, suplicando al Espíritu Santo, poder oír lo que el Señor quiere hablarle a su pueblo y cada uno como persona”, dijo Álvarez.

“Dios está inquieto por Nicaragua, por nuestra historia”, añadió el obispo, mientras indicaba que este “es un año de intensa oración”.

Sostuvo que “los magos de Oriente tuvieron que liberarse. Se liberaron de los condicionamientos, recuerden que ellos eran sabios, hombres que se codeaban con personas muy inteligentes, académica, cultural, social y políticamente”.

“Eran hombres que tuvieron que liberarse de esos condicionamientos, del que dirán de sus colegas, de los razonamientos, de las reflexiones, de las críticas, señalamientos que harían sus colegas, sus conciudadanos, sus contemporáneos”, agregó.

Recalcó que “para postrarse ante el niño (Dios) debieron pasar un camino de liberación interior y exterior. En realidad, quien los estaba liberando era Cristo, sin que ellos se percataran era el Niño de Belén. Ellos se dejaron liberar, fueron dóciles, no tuvieron miedo”.

Otras Noticias