Feministas de Nicaragua piden libertad de rea con grave estado de salud

Las feministas del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM) urgió hoy al Gobierno de Nicaragua la libertad de la rea Ruth Matute, quien necesita un cambio de marcapasos inmediato.

De acuerdo con el movimiento de mujeres Ruth Matute no cometió delitos que justifiquen su permanencia en la cárcel.

El MAM informó que Matute, arrestada en octubre pasado tras participar en protestas contra el Gobierno, fue trasladada de la cárcel de mujeres La Esperanza hacia un hospital de Managua en estado grave, porque sufre una insuficiencia cardíaca, pero que no ha recibido atención especializada.

Matute, señalada por la Policía de “terrorismo” y otros delitos, pertenece a una lista de al menos 600 personas que según organismos defensores de los derechos humanos, que fueron arrestadas por participar en las manifestaciones.

Familiares de las personas detenidas en el contexto de la crisis que vive Nicaragua han denunciado que dentro de las cárceles sufren tratos crueles y torturas.

Algunos familiares también han denunciado que las autoridades de los sistemas penitenciarios no permiten el ingreso de alimentos y medicinas para los manifestantes detenidos.

En los meses anteriores dos mujeres que se encontraban detenidas por haber participado en las protestas denunciaron que sufrieron aborto producto del maltrato recibido en las celdas.

El caso de Ruth  Matute se da en medio de una crisis sociopolítica que ha dejado más de 300 muertos desde el estallido social de abril pasado.

El Gobierno reconoce 199 víctimas.

La crisis también ha dejado cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles se han ido al exilio.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha señalado al gobierno de Ortega de cometer crímenes “de lesa humanidad”, en actos de represión que han incluido la orden de no atenderé a opositores en hospitales del Estado.

Ortega rechaza los señalamientos e insiste en que ha superado un intento de  “golpe de Estado”.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, tras 11 años de Gobierno, debido al saldo mortal de las manifestaciones.

Otras Noticias